El Último Viaje de Vasco Núñez de Balboa.

0
23

En la alborada del 15 de enero de 1519, se desvaneció en la bruma el susurro de la selva panameña, llevándose consigo el aliento del valiente Vasco Núñez de Balboa. Pionero intrépido, él, que con la ayuda sabia de los guías indígenas, había danzado entre ciénagas, desafió las lluvias y desarmó a enemigos para alcanzar lo que bautizó como el Mar del Sur, el glorioso Pacífico.

Sin embargo, la dicha efímera se deshilachó en la maraña de traiciones y rivalidades que tejieron los corazones humanos. En el torbellino de disputas entre Balboa y Pedro Arias Dávila, el explorador se vio envuelto en un juego de envidias y agravios. Su destino, selva adentro, se entrelazó con acusaciones falsas y una ejecución que dejó su cabeza expuesta a las miradas, mientras el rumor de sus sueños de ampliar los dominios de la Corona se desvanecía en el viento. Y así, el explorador fue arrebatado, su cabeza en la picota, mientras sus sueños flotaban como mariposas efímeras en el rincón olvidado del Pacífico.