67 % de los Partos en La Altagracia Correspondió a Prturientas Haitianas.-

0
30

En enero de 2024, el Servicio Nacional de Salud registró 8,611 partos en hospitales públicos, y se observó que el 35% de estos correspondió a madres de origen haitiano.

Este dato plantea un desafío significativo para la República Dominicana, ya que el gasto en atención médica para ciudadanas haitianas, algunas de ellas posiblemente en situación irregular, impacta considerablemente en los recursos destinados al sistema de salud del país.

El Distrito Nacional, Santo Domingo, Santiago, La Altagracia y Barahona son las provincias con mayor concentración de partos de nacionales haitianas. En este contexto, se hace evidente la necesidad de abordar eficazmente este tema para garantizar la sostenibilidad financiera del sistema de salud.

Una posible solución sería implementar medidas para regularizar la situación migratoria de las mujeres haitianas embarazadas o en edad fértil, permitiendo un acceso más controlado a los servicios de salud.

La colaboración con autoridades migratorias y organismos internacionales podría facilitar este proceso, asegurando que las mujeres en situación irregular sean identificadas y regularizadas adecuadamente.

Además, se podría considerar la implementación de políticas que restrinjan o limiten el acceso a determinados servicios de salud para personas en situación migratoria irregular.

Estas políticas podrían incluir la exigencia de documentos que respalden su estatus migratorio antes de recibir servicios médicos no emergenciales. Sin embargo, es crucial abordar estas medidas con un enfoque humanitario y respetando los derechos fundamentales de todas las personas.

Otra estrategia podría ser fortalecer los programas de planificación familiar y educación sexual, tanto para la población dominicana como haitiana. Fomentar la conciencia sobre la importancia de la planificación familiar podría contribuir a reducir la cantidad de partos no planificados y, por ende, disminuir el gasto asociado.

Asimismo, se podría explorar la posibilidad de establecer acuerdos bilaterales con Haití para coordinar y compartir la responsabilidad de la atención médica a ciudadanas haitianas. Esto podría incluir la colaboración en programas de salud materna y planificación familiar que beneficien a ambas naciones.

Reducir el gasto en salud destinado a ciudadanas haitianas, especialmente aquellas en situación migratoria irregular, implica abordar la cuestión desde múltiples perspectivas. La regularización migratoria, la implementación de políticas de acceso controlado y la promoción de programas de planificación familiar son medidas que podrían contribuir a una gestión más eficiente y sostenible de los recursos en el sistema de salud dominicano.

La concentración de partos de nacionales haitianas en hospitales dominicanos plantea una carga financiera significativa para el sistema de salud de la República Dominicana. Esta situación destaca la importancia de abordar no solo la atención médica inmediata, sino también las causas fundamentales de este fenómeno. Un enfoque integral podría incluir la implementación de programas educativos y de concientización en comunidades con alta presencia de población haitiana para promover la salud reproductiva y la planificación familiar.

Además, el fortalecimiento de la cooperación con organizaciones internacionales y ONGs podría brindar apoyo en la implementación de estrategias de atención médica eficientes y sostenibles para la población haitiana. Esto podría incluir el establecimiento de clínicas o centros de atención específicos para abordar las necesidades de las mujeres embarazadas y proporcionar servicios de salud materna de manera más focalizada.

Es crucial también analizar la calidad de la atención médica ofrecida a estas mujeres, independientemente de su estatus migratorio. Garantizar la equidad en la calidad de los servicios ayudaría a abordar las posibles complicaciones médicas y mejorar la salud tanto de las madres como de los recién nacidos. Este enfoque puede contribuir a reducir los costos a largo plazo al prevenir problemas de salud que podrían surgir debido a una atención inadecuada.

Otra medida potencial podría ser la promoción de acuerdos internacionales para compartir los costos asociados con la atención médica de ciudadanas haitianas en situación irregular. Estos acuerdos podrían involucrar a organismos internacionales, ONGs y el gobierno haitiano, buscando una distribución equitativa de las responsabilidades y recursos para mejorar la atención médica de esta población vulnerable.

Finalmente, el establecimiento de mecanismos de seguimiento y evaluación podría ser esencial para medir el impacto de las estrategias implementadas. Esto permitiría ajustar las políticas según sea necesario, garantizando la efectividad y la eficiencia de las medidas tomadas para abordar el desafío de los partos de nacionales haitianas en el sistema de salud dominicano. En última instancia, se trata de encontrar soluciones sostenibles que equilibren la atención humanitaria con la gestión eficiente de los recursos de salud.