Continúa Diálogo Para Tregua en Gaza pero Desafíos Persisten

0
26


Se estima que de las 250 personas secuestradas y trasladadas a Gaza durante el ataque del 7 de octubre, aún permanecen retenidas alrededor de 130. Las conversaciones de tregua entre Israel y Hamás, centradas en la liberación de rehenes israelíes y prisioneros palestinos, exhibieron indicios de progreso el martes. Sin embargo, la preocupación por una posible hambruna en la Franja de Gaza y una operación militar en el sector de Rafah, donde residen 1.5 millones de personas, sigue siendo latente.

El jefe de los servicios de inteligencia israelíes, el primer ministro de Catar y funcionarios egipcios tenían previsto reunirse el lunes en Doha para debatir un posible acuerdo de tregua en Gaza, según una fuente cercana a las negociaciones citada por la AFP. Las discusiones, calificadas como “positivas” por el sitio web estadounidense Axios, llevaron a los negociadores israelíes a permanecer en Doha para continuar con las conversaciones detalladas junto a mediadores qataríes y egipcios.

En tanto, el Departamento de Estado anunció el martes que el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, viajaría el miércoles a Arabia Saudita y el jueves a Egipto con la esperanza de allanar el camino hacia una solución.

El viernes, Israel anunció el envío de una delegación a Doha, sin especificar la fecha exacta, en medio de un aparente cambio en la postura de Hamás, que se mostró dispuesto a una tregua de seis semanas después de haber solicitado durante mucho tiempo un alto al fuego definitivo. “Hemos acordado una retirada parcial de la Franja de Gaza antes de cualquier intercambio y, tras la primera fase, una retirada total”, declaró el lunes Osama Hamdan, un funcionario de Hamás. “Durante la primera etapa, habrá un cese total de las operaciones militares”, añadió, en referencia a unas conversaciones que podrían prolongarse durante varios días.

El proceso se enfrenta a obstáculos importantes, incluida la falta de claridad sobre el destino de los rehenes. Israel estima que 130 personas siguen retenidas, mientras que 32 de ellas, según sus informes, han fallecido. Hamás, por su parte, afirma no tener información precisa sobre el estado de los rehenes y pide poder decidir sobre la identidad de los principales prisioneros palestinos que deben ser liberados.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se encuentra bajo presión tanto de las familias de los rehenes, que lo instan a aceptar un acuerdo, como de los miembros de extrema derecha de su gobierno, que se oponen a la liberación de un gran número de presos palestinos.